Máximas clásicas y mínimas barrocas

Máximas clásicas y mínimas barrocas 4

  • Dado que la prohibición de consumir drogas favorece el narcotráfico ilegal, podemos suponer que son principalmente los narcotraficantes quienes financian las campañas antidroga.
  • Si supiéramos qué es la muerte seríamos inmortales.
  • Se puede aprender a ser magistral, pero no a ser original.
  • El aire es la tierra firme de la fantasía.
  • Si son exactamente las doce en punto, no debemos olvidar que el punto es siempre imaginario.
  • Siempre sabemos las cosas a su debido tiempo, cuando ya es demasiado tarde.
  • El deseo es líquido, el sentimiento es gaseoso, la inteligencia es sólida.
  • Hoy se habla mucho de edificios inteligentes como si no fuera más inteligente la catedral de Burgos.
  • Dicen que el aforismo es género menor y para mí que es el mayor de los géneros: el resto… ¡es literatura!
  • El tiempo no es la verdad, pero la verdad no puede ser verdad fuera del tiempo.
  • De manera distinta a como creemos, la solución es siempre anterior al problema, porque el problema sólo tiene sentido de manera distinta a como creemos.
  • No existe el miedo a la destrucción de la inocencia, sino a su triunfo, y con él, a la destrucción de la conciencia adulta.
  • La imaginación es la flor, la fantasía es el fruto.
  • Escribo lo que en mi pensamiento aparece ya con forma de escritura.
  • El amor y la justicia nunca son espectaculares, por eso se los representa ciegos o con los ojos vendados.
  • Nadie se hace millonario. Los demás le hacen a uno millonario.

Estos aforismos forman parte del libro “Nostalgia geométrica del Caos”, de Rafael Gonzalo Madrid, 2001

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.